La Criminal Deuda Ecológica de la Minería en Nicaragua

 

Marcos Mairena Downs.
Centro Humbold.
FoEI Nicaragua

 

Nicaragua está ubicada en el centro del istmocentroamericano, entre las Repúblicas de Honduras yCosta Rica, el Océano Pacífico y el Mar Caribe. Es el país más extenso de América Central con un territorio de aproximadamente de 130,682 Km2, incluyendo los dos grandes lagos y otros cuerpos de agua que cubren l0,333 Km2, siendo la superficie en tierra firme de 120,349 Km2.


Nicaragua por estar en el centro del continente americano es considera como un puente natural entreAmérica del Norte y América del Sur, contando con una riqueza biológica única al poseer especies de flora y fauna tanto de América del Norte como del Sur, como ejemplo de la gama de biodiversidad del país podemos mencionar: En cuanto a la flora, de acuerdo con algunos estudios, existen unas 13 mil variedades de plantas, de
ellas 2000 son especies de árboles, unas 2 500 de arbustos con potencial para la producción de madera, leña y carbón y unas 80 especies maderables de gran valor comercial. En relación con los recursos fitogenéticos, se registran casi 1 600 variedades locales, de 66 especies vegetales de importancia para el consumo humano y la industria de los alimentos.

En éste país existe una diversidad biológica que todavía no es conocida en su totalidad. La información sobre la fauna y flora de cada localidad es desigual. Existen datos sobre los vertebrados, los que suman unas 1 200 especies, además de unas 30 especies de aves que emigran desde el hemisferio Norte. En diversidad marina, más de 311 especies de peces en el Pacífico y 305 en el Atlántico, 2000 especies de moluscos marinos, 42 de corales, 107 especies de algas y 5 de pastos marinos.

Nicaragua posee un total de 72 áreas protegidas con una superficie de 2 millones 200 mil hectáreas, lo cual quiere decir que nuestro país es uno de los primeros en la región con áreas declaradas protegidas, siendo las de mayor importancia y extensión, las reservas de: BOSAWAS e Indio-Maíz.
Paradójicamente toda esta riqueza natural que aún poseemos no se traduce en beneficios para la población, es el país más pobre de América Central y el segundo más pobre en el continente americano, con un ingreso per cápita entre 420 y 450 dólares, de los cuales 150 proviene de la ayuda externa. Los indicadores sociales también muestran evidencias del deterioro, una mortalidad infantil de 72 niños por cada mil nacidos vivos, la peor en América Central y un índice ascendente de pobreza (48% de la población vive en condiciones de pobreza extrema). Con una deuda externa 6 veces más grande que su PIB y extremadamente dependiente de la ayuda externa, el país se enfrenta a grandes obstáculos para vencer la actual crisis social, política y económica.


Deuda Ecológica se refiere a lo que los países del Norte deben a los del Sur por la destrucción ecológica y el saqueo de los recursos naturales que han sufrido desde tiempos de la conquista europea. Actualmente esta situación es aún una realidad que vivimos en carne propia los pueblos de los países "en vías de desarrollo", cuyo denominador común son los altos niveles de pobreza y deudas externas impagables que ahogan nuestras débiles economías. Irónicamente debemos pagar altos montos a los que han acabado con nuestros recursos naturales aunque éstos no han cuantificado la
deuda ecológica que por siglos han venido acumulando al destruir nuestros ecosistemas.


El saldo estimado de la deuda externa de Nicaragua hasta el 31 de Julio del 2001, fue de US$ de 6, 636.5 millones, el país exporta anualmente unos US$ 500 millones contra una tasa de importaciones de US$ 1, 500 millones, lo que refleja un escenario muy poco halagador, la pregunta entonces es: ¿ Cómo obtener más divisas para suplir nuestras necesidades y pagar la deuda externa? La respuesta es muy fácil: explotando más nuestros recursos naturales y fomentando la inversión extranjera.

El proceso del deterioro ambiental en Nicaragua se inició desde la época de la colonización, cuando los españoles reemplazaron la economía indígena por el modelo de producción basado en la exportación de materias primas. Este modelo de producción representó saqueo y explotación de acelerada de los recursos naturales, dado que se extrajeron metales preciosos como el oro y la plata, se introdujeron en el país el ganado vacuno y caballar, y con ello nuevas técnicas de manejo pastoril.

La explotación minera aurífera alcanzó su mayor prosperidad durante el período 1940 - 1950, logrando Nicaragua una 14ava. Posición mundial como productor de oro, con una producción de 300, 000 onzas por año.Producción que provenía principalmente de cuatro distritos mineros: El Limón, La India, La Libertad, Siuna y Bonanza. Durante 1960 - 1970 la industria minera de Nicaragua se expandió con la producción de cobre, plomo y zinc de las minas Rosita y Vesubio.

En 1979 toda la industria minera de Nicaragua fue nacionalizada bajo el control de la Empresa Estatal corporación Nicaragüense de Minas (INMINE), institución que se dedicó solamente a continuar con la explotación aurífera. Entre 1979 a 1990 la producción de INMINE fue de 462, 000 onzas de oro. A la instalación de un nuevo gobierno en 1990, el Estado regresó las propiedades a sus antiguos dueños, así mismo inició el proceso de otorgamiento de concesiones de exploración y explotación a personas individuales, empresas nacionales y extranjeras. En 1996, la industria minera tuvo una producción de minerales por un valor total de US$ 31.5 millones, del cual 56.8% corresponde la monto de la producción de oro y plata. La industria minera aumento desde 1994 con un crecimiento de en la producción de oro y plata en un 40%, con 47, 900 onzas de oro y 40, 000 de
plata (1995).


Para 1999, la actividad minera en Nicaragua representaba un 2% del PIB y casi 3 millones de Dólares en impuestos superficiales.

El Centro Humboldt, desde el año de 1995 ha denunciado los graves impactos que tiene la minería ha cielo abierto sobre los ecosistemas, como por ejemplo, el envenenamiento de las fuentes de agua, producto de la utilización de químicos altamente tóxicos para la vida como el Mercurio y el Cianuro, la deforestación de la cubierta boscosa y por ende la perdida de las especies de fauna silvestre, el uso de grandes cantidades de explosivos y pesadas maquinarías utilizadas para la creación de las cavidades o cráteres, de donde se extrae el mineral para su procesamiento industrial, dichas
cavidades aumentan la sedimentación de los cuerpos de agua.

Las compañías mineras que se han establecido en Nicaragua prometieron un progreso y un desarrollo que nunca se vio y que todavía es esperado por las comunidades a los que únicamente les quedaron los enfermos por Silicosis, Tuberculosis y Artritis, a cambio de una riqueza que paso a engrosar las cuentas bancarias de altos inversionistas extranjeros.

Los modelos de desarrollo adoptados hasta ahora en Nicaragua, se han caracterizado por la búsqueda del crecimiento económico sobre la base de la explotación irracional de los recursos naturales, lo cual ha facilitado que se vengan acumulando los efectos del deterioro de los recursos naturales y el medio ambiente y por lo tanto la degradación y las consecuencias ambientales serán el pan nuestro de cada día, al menos que se busquen actividades económicas alternativas que no pongan en peligro los recursos de las futuras generaciones.

La campaña de resistencia a las actividades mineras en Nicaragua, Aprobada por Amigos de la tierra Internacional en Octubre del 2000 y que finalizó en Febrero del 2002, obtuvo como resultados: la demanda al Estado de Nicaragua por la contaminación de las fuentes de agua del Municipio de Bonanza, la incidencia en la Nueva Ley de Minas donde la totalidad de las propuestas realizadas en cuanto a la protección del ambiente fueron
aprobadas en la Ley, la divulgación de los impactos de la minería y la concientización de la población en general la cual se identifico con la problemática.

Nicaragua continua siendo un vistoso destino para la búsqueda de minerales metálicos y no metálicos, lo cual repercutirá en una mayor inversión por parte de las grandes compañías mineras trasnacionales que buscaran de todas las formas posibles llevarse nuestras riquezas, y acabar con nuestros ecosistemas, con el pretexto que ayudan al desarrollo económico de la nación. Por lo que el trabajo de educación y concientización de la población y las autoridades locales y nacionales continúa siendo un reto de la Campaña de Resistencia de las Actividades Mineras.